En Canadá le tienen un amor y respeto a los perros dignos de admirar. En ciudades como Toronto los perros merodean por los parques en compañía de sus dueños, además de formar parte de la familia, en esta ciudad nuestros amigos gozan de tener su propio parque para jugar y refrescarse.

El Berczy Park está ubicado exactamente en el triángulo que forman las calles Scott, Front y Wellington Street. A unos cuantos pasos del St. Lawrence Market encontrarás un lugar lleno de árboles y en medio una fuente con 27 esculturas de perros de diferentes razas, las cuales rodean la estructura mientras rocían agua por sus bocas, es un parque con y para los caninos.

En lo alto de la fuente se encuentra un gran hueso de oro y entre los perros se puede observar la estatua de un gatito muy atento.

La remodelación de este parque corrió a cargo de los arquitectos Claude Cormier + Associés de Montreal, gracias a esta bonita fuente este parque se ha convertido en uno de los más populares en la ciudad de Toronto.

“Me encanta Toronto, lo encuentro extremadamente dinámico. Lo que trato de hacer es crear nuevos tipos de arquitectura de paisaje. El proceso de consulta pública de este proyecto fue el mejor de todos. Los habitantes querían un lugar para pasear a sus perros, los padres querían un lugar donde sus hijos pudieran jugar y la BIA (Asociación para el Mejoramiento Empresarial) quería un lugar para los turistas. Reunimos a esos tres grupos.”, comentó Claude Cormier.

Este lugar es un parque público desde 1980 y justo antes de que se volviera un estacionamiento o un lugar abandonado, el gobierno trabajó con la comunidad local para su recuperación y el resultado fueron 3, 606 m² de aire fresco.

El nombre del Berczy Park se debe al arquitecto, topógrafo y escritor alemán William Berczy, el cual es considerado cofundador del Toronto moderno, quien con todo un grupo de pioneros erigió casas, construyó 15 millas de la calle Yonge y 30 millas de carreteras en el municipio de Markham. Esta ciudad se encuentra en constante transformación y es el ejemplo perfecto de que es posible mantener el equilibrio entre imponentes rascacielos e increíbles áreas verdes.

Si viajas a Toronto en verano podrás disfrutar este parque en su máximo esplendor porque los perros pueden meterse a la fuente y ésta funciona durante todo el día. Yo viajé a finales de otoño y los perritos ya estaban protegidos con plástico debido a que las fuertes nevadas pueden maltratarlos, aún así disfruté mucho caminar entre las hojas, el viento y los senderos de este peculiar lugar. Con frío, lluvia o calor, este parque debe estar anotado en tu itinerario. #HazCheckin